18 de enero de 2014

Tratado de Tantauco

Tratado de Tantauco


El tratado de Tantauco fue un acuerdo de paz firmado entre autoridades chilenas y españolas el 15 de enero de 1826 con el que se dio término a la guerra de independencia de Chile, comenzada en 1813 en la llamada Patria Vieja. Además, mediante este tratado, se incorporó el archipiélago de Chiloé al territorio chileno.

En su artículo 1.º se indica que (en ortografía original):

«La provincia i archipielago de Chiloé con el territorio que abraza, i se halla en poder del ejército real, será incorporado a la república de Chile como parte integrante de ella, i sus habitantes gozarán de la igualdad de derechos como ciudadanos chilenos» (Art. 1.º, Tratado de Tantauco, 15 de enero de 1826).

Antecedentes


Chiloé era un enclave realista que había logrado rechazar los anteriores intentos de anexión en 1820 y en 1824 y que había enviado tropas a combatir a «los rebeldes de Chile» desde 1813. Sin embargo, no les fue posible a las tropas chilotas hacer lo mismo en 1826 y fueron derrotadas en las batallas de Pudeto y Bellavista, en los alrededores de la actual ciudad de Ancud.


Tratado


El tratado se firmó en el sector de Tantauco, entre Antonio Garay, representante del brigadier español Antonio de Quintanilla, que desempeñaba el cargo de intendente de Chiloé, y José Santiago Aldunate, en representación de Ramón Freire, director supremo de Chile. Contenía 13 artículos y establecía, entre otros puntos, que los habitantes del archipiélago pasarían a ser chilenos con los derechos y obligaciones que ello implicaba, que serían respetados todos sus bienes y propiedades, y que debían entregar al ejército chileno sus armas municiones y distintivos.

Este tratado fue interpretado por ambos bandos como muy justo y conveniente  y fue ratificado el 19 de enero de 1826. El 22 de ese mes se juró la independencia de Chiloé y el 31 fue incorporado mediante decreto supremo a la República de Chile como una de sus provincias.

Resultados


Con el tratado de Tantauco y la rendición de las huestes españolas en la Fortaleza del Real Felipe de El Callao, ocurrida una semana después, el Imperio español perdió sus últimas posesiones en América del Sur.

Durante el siglo XXI, representantes de las comunidades huilliches de la Isla Grande de Chiloé han amenazado con demandar al estado chileno ante la justicia internacional, por la declaración a principios del siglo XX de que sus tierras eran fiscales, cosa que ellos consideran una violación del acuerdo.

No hay comentarios: