16 de enero de 2014

Primera publicación de Don Quijote de la Mancha



15 de enero de 1605
Primera publicación de Don Quijote de la Mancha

Hace 409 años, fue publicada en España la inmortal novela de Miguel de Cervantes Saavedra, Don Quijote de la Mancha.

La primera parte apareció con el título El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha a comienzos de 1605, es una de las obras más destacadas de la literatura española y universal, además de ser una de las más traducidas. La segunda parte se publicó en 1615, con el título El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha.

Impresa en Madrid, en casa de Juan de la Cuesta, a finales de 1604, salió a la venta en enero de 1605 con numerosas erratas, por culpa de la celeridad que imponía el contrato de edición. Esta edición se reimprimió en el mismo año y en el mismo taller, de forma que hay en realidad dos ediciones de 1605 ligeramente distintas. Se sospecha, sin embargo, que existió una novela más corta, que tal vez circulaba manuscrita e, incluso, podría ser una primera parte de 1604.

La inspiración de Cervantes para componer esta obra vino, al parecer, del llamado Entremés de los romances, que era de fecha anterior, cuyo argumento ridiculiza a un labrador que enloquece creyéndose héroe de romances. El labrador abandonó a su mujer, y se echó a los caminos, como hizo don Quijote. Este entremés posee una doble lectura: también es una crítica a Lope de Vega; quien, después de haber compuesto numerosos romances autobiográficos en los que contaba sus amores, abandonó a su mujer y marchó a la Armada Invencible.

A favor de esta hipótesis interviene el hecho de que, a pesar de que el narrador nos dice que don Quijote ha enloquecido a causa de la lectura de libros de caballerías, durante su primera salida recita romances constantemente, sobre todo en los momentos de mayor desvarío. Por todo ello, podría ser una hipótesis verosímil. A este influjo se agregó el de obras como Tirante el Blanco, de Joanot Martorell, Morgante, de Luigi Pulci y Orlando Furioso, de Ludovico Ariosto.

La importancia de Don Quijote, entre otros aspectos, radica en haber sido la primera obra europea genuinamente desmitificadora de la tradición caballeresca y cortés, al darle un tratamiento burlesco a una temática que durante siglos se había constituido en un cánon literario rígido, apegado a la figura de héroes fantásticos, que poco o nada tenían que ver con el mundo real.

Cervantes retrata, a través de sus personajes, tipos humanos reales, sujetos a defectos, pasiones y vicisitudes imposibles de atribuir a los personajes caballerescos. En virtud de ello, Don Quijote representa la primera obra literaria que se puede clasificar como novela moderna y también la primera novela polifónica, donde el autor ofrece diversas perspectivas de construcción de la realidad, razón por la cual esta obra ha ejercido una influencia crucial en el desarrollo de toda la narrativa occidental posterior.




No hay comentarios: