20 de enero de 2014

Combate del Cordón

Combate del Cordón





El Combate del Cordón o Combate del Cardal, librado el 20 de enero de 1807, fue el principal enfrentamiento entre las fuerzas de defensa de Montevideo y las tropas británicas en ocasión de iniciarse el sitio de Montevideo de 1807, durante la segunda invasión inglesa al Rí­o de la Plata. La victoria británica sobre fuerzas inferiores en número, armamento y entrenamiento, permitió consolidar el sitio y asegurar en corto tiempo la caí­da de la plaza.





Combate del Cordón



Antecedentes. Luego de la reconquista de Buenos Aires, los británicos decidieron incrementar sus operaciones en el Rí­o de la Plata. Sus tropas fueron reforzadas con varios regimientos de lí­nea trasladados desde la metrópoli. Su objetivo, sitiar y ocupar Montevideo, para luego dirigirse a Buenos Aires, meta final de la campaña.

Fase 1: La expedición del Gral. Achmuty después de desembarcar cerca de la playa del Buceo el 16 de enero, avanza en dos columnas (unos 5000 hombres). Luego de rechazar un destacamento español al mando de Sobremonte el 18, las tropas británicas se establecen a la altura del Cordón extendiéndose hasta la zona de El Cardal, el lunes 19 de enero.

Fase 2: A las 7 de la mañana del 20 de enero, parte de la guarnición de Montevideo -2362 hombres de todas las armas - se dirige a enfrentar a los invasores, dividida en tres columnas al mando del brigadier Bernardo Lecocq, con la intención de atacar y aislar el flanco izquierdo de los británicos. En las cercaní­as del Santo Cristo del Cordón chocan con la vanguardia británica dando comienzo al combate.

Fase 3: Las compañí­as de miñones y la de marinos apoyadas por el Batallón de Milicias de Montevideo, hacen retroceder la vanguardia inglesa. Avanzando por la actual calle Rivera, las fuerzas españolas buscan rechazar el flanco izquierdo británico. El col. Browne enví­a tres cí­as. del Regto. 40º y estabiliza el combate. La columna derecha española busca apoyar el ataque por el lado de la costa.

Fase 4: Achmuty advirtiendo la maniobra, ordena al Gral. Lumley atacar el flanco izquierdo enemigo desprotegido. Lumley hace avanzar a las cí­as. del 95º y del Bón. ligero, las cuales toman posiciones al lado y en forma paralela del camino real (calle Rivera). Este movimiento no es advertido por los españoles, siendo sorprendidos por un terrible fuego de enfilada.

Fase 5: Destrozados por el fuego de flanco y acometidos por las fuerzas de Browne, el Gral. Lecocq ordena la retirada. La caballerí­a de Pinedo se retira sin poder entrar en combate. Las tropas españolas son perseguidas hasta casi las puertas de Montevideo, quedando los británicos dueños del campo.

Por aquel entonces pocas fuerzas en el mundo podí­an igualar el profesionalismo de las tropas inglesas, cuyo poder de fuego era demoledor, y muy difí­cil de resistir en campo abierto. Será entonces en las calles de Buenos Aires y en combate urbano, donde tendrán que ser (y por segunda vez) vencida las fuerzas inglesas.

Lo ocurrido en la Banda Oriental del Uruguay (y obviamente también en Bs. As.) dejo su huella entre los criollos, hecho fundamental que les infundió una confianza general en sí­ mismos, y con el que empezaron a conocer su propia importancia y su poder como pueblo.




No hay comentarios: