14 de enero de 2014

ABOLICIÓN DE LA HORCA EN ESPAÑA


ABOLICIÓN DE LA HORCA EN ESPAÑA, Y NACIMIENTO DEL GARROTE VIL



ABOLICIÓN DE LA HORCA EN ESPAÑA, Y NACIMIENTO DEL GARROTE VIL


El adjetivo “vil” deriva del sistema de leyes en el medioevo. Por una cuestión simbólica la decapitación con espada se consideraba pena reservada a los integrantes de la nobleza.

En cambio, para los villanos (habitantes de las villas o integrantes de la “plebe“), se mantenía la ejecución “vulgar” mediante la aplicación de “garrote” o compresión del cuello de la víctima.

El uso del garrote se generaliza a lo largo del siglo XVIII, favorecido por la simplicidad de su fabricación, que estaba al alcance de cualquier herrero. Mediante decreto de 24 de abril de 1832, el rey Fernando VII abolió la pena de muerte en horca y dispuso que, a partir de entonces, se ejecutase a todos los condenados a muerte con el garrote:

Deseando conciliar el último e inevitable rigor de la justicia con la humanidad y la decencia en la ejecución de la pena capital, y que el suplicio en que los reos expían sus delitos no les irrogue infamia cuando por ellos no la mereciesen, he querido señalar con este beneficio la gran memoria del feliz cumpleaños de la Reina mi muy amada esposa, y vengo a abolir para siempre en todos mis dominios la pena de muerte por horca; mandando que adelante se ejecute en garrote ordinario la que se imponga a personas de estado llano; en garrote vil la que castigue delitos infamantes sin distinción de clase; y que subsista, según las leyes vigentes, el garrote noble para los que correspondan a la de hijosdalgo.

La ejecución se anunciaba con unos tambores con el parche flojo, no tirante, que se llamaban “cajas destempladas”, de donde ha quedado la expresión.




No hay comentarios: