1 de enero de 2014

21 años de Mercado Único Europeo


21 años de Mercado Único Europeo


21 años de Mercado Único Europeo

El 1° de enero de 1993 se creó el Mercado Único Europeo, en el que se planeó eliminar progresivamente los obstáculos para que el comercio entre Países miembros de la Unión Europea se liberalizara. De momento, veinte años después, existe libre circulación de mercancías pero poco más.

La idea inicial era que la libre competencia entre empresas favoreciera a los cientos de millones de usuarios europeos. Ahora una patente registrada en cualquier País de la Unión es aceptada en el resto de la Unión pero todavía hoy en día un trabajador ve como un título profesional que haya adquirido en su País, excepto los universitarios, no es válido en los demás por lo que se ve obligado a realizar un curso similar en el Estado al que haya marchado a trabajar para que le expidan el mismo título que le permita trabajar en ese País, del mismo modo que la cualificación para el acceso a un mismo puesto de trabajo público exige una titulación previa que solo puede conseguirse en el País donde se opte a dicho puesto; por ejemplo, si para ser policía en España se exige ser de nacionalidad española evidentemente un francés o un alemán no puede optar a dicho puesto y viceversa. 

Los trabajadores tienen muchas trabas a la hora de desplazarse entre Países de la Unión aunque sea en oficinas de la misma empresa multinacional. Incluso, la firma electrónica o el documento de identidad personal (llamado en otros Países carta de identidad), solo es válida en los Países de donde sean sus titulares, no en el resto de la Unión como sería lo deseable.

Cada Nación está poniendo en práctica una política proteccionista debido a la grave recesión económica por la que pasa la Unión Europea y el resto del Mundo con lo que los impuestos que se pagan en cada País son distintos, como el propio Impuesto sobre el Valor Añadido que se aplica a todos los productos que se comercializan en la Unión; en cada Estado es diferente. Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior, advierte de que si no se eliminan los proteccionismos la Unión Europea corre el riesgo de hundirse aún más en el agujero de la crisis económica.

De todos modos, son importantes los avances conseguidos: ahora, los ciudadanos europeos viajan libremente por toda la Unión, pueden afincarse donde les apetezca, a diferencia de la década de los 80 en la que seguían siendo considerados extranjeros no pudiendo permanecer en un mismo País por demasiado tiempo a no ser por causa justificada; hoy en día no es necesario dar explicaciones y cualquier ciudadano europeo puede domiciliarse donde le plazca y en cierto modo también puede optar a cualquier puesto de trabajo, excepto si es funcionariado público, independientemente de la nacionalidad. Del mismo modo, los estudiantes europeos pueden estudiar en cualquier Universidad de la Unión sin las trabas de hace décadas.




No hay comentarios: