26 de diciembre de 2013

La URSS invade Afganistán el 27 de diciembre de 1979

Evstafiev-Soviet-soldier-Afghanistan.jpg
Un soldado soviético en guardia en Afganistán en 1988. Fotografía de Mijaíl Yevstáfiev.
La URSS invade Afganistán

La Guerra de Afganistán (1978-1992), también conocida como Guerra ruso-afgana, Invasión soviética de Afganistán o Intervención soviética en Afganistán fue la primera fase del extenso conflicto de la Guerra civil afgana.

El conflicto transcurrió entre el 24 de diciembre de 1979 y el 15 de febrero de 1989, tiempo en el que se enfrentaron las fuerzas armadas de la República Democrática de Afganistán (RDA) apoyadas por el Ejército Soviético contra los insurgentes muyahidines, grupos de guerrilleros afganos islámicos apoyados por numerosos países extranjeros, destacando Estados Unidos, quien apoyó a los insurgentes con ingentes cantidades de armas y dinero. El conflicto está considerado como parte de la Guerra Fría. wikipedia


En 1978, los comunistas afganos dieron un golpe de Estado y tomaron el poder siguiendo las directrices de Moscú. Los nuevos gobernantes no tuvieron la experiencia necesaria para solucionar los problemas del país y vieron cómo fracasaban algunas de sus reformas (en especial la agraria y las que chocaban con la tradición islamita). 

En la primavera de 1979, surgieron manifestaciones y protestas, alentadas por el movimiento islamista de los muyaidines, que fueron reprimidas violentamente por el gobierno. Esta política represiva fue la causa de que las guerrillas islámica (con amplio respaldo popular) se lanzaran a la ofensiva.

Moscú no podía permitir que Afganistán se alejara de su órbita, además debía impedir que el movimiento islamita prendiera en las repúblicas soviéticas vecinas de Afganistán. No hay que olvidarse del deseo de abrirse hacia una región rica en petróleo. Por todo ello, Moscú decidió intervenir.

El 25 de diciembre de 1979, un gran número de las fuerzas soviéticas del aire comienzan a aterrizar en Kabul para unirse a las tropas de tierra ya estacionadas

El 27 de diciembre de 1979 los soviéticos asesinan a Amín.

El 27 de diciembre de 1979 tropas rusas entraban en Afganistán (más de 100.000 soldados). Al principio pareció un paseo militar, pero la guerrilla no era fácil de combatir. Los guerrilleros conocían a la perfección un terreno muy inaccesible y recibían ayuda norteamericana (incluso abasteció al grupo más radical, los talibanes). Muy pronto, los soviéticos sólo dominaban las grandes ciudades. Cuando, a partir de 1987, la guerrilla pudo contar con misiles Stinger norteamericanos, los soviéticos perdieron la ventaja aérea y la situación se inclinó a favor de los guerrilleros. 

Aparte de esta situación, otros factores contribuyeron a acelerar la retirada soviética. Tras la subida de Gorbachov al poder, Afganistán era un obstáculo para el desarrollo de su política aperturista hacia occidente. En mayo de 1988, Moscú anunciaba su retirada en diez meses, en febrero de 1989 salían de Afganistán los últimos soldados soviéticos. 

Las consecuencias demográficas del enfrentamiento muestran a las claras su brutalidad. Pasaron por Afganistán unos 750.000 soldados soviéticos (llegó a haber 120.000 simultáneamente), de ellos murieron unos 15.000. Un millón de civiles afganos murieron y cuatro millones se hacinaron en campos de refugiados instalados en Pakistán.

Tras la retirada soviética, Afganistán quedaba envuelto en una guerra tribal que desembocaría en el régimen talibán (1996).


No hay comentarios: