9 de diciembre de 2013

El conflicto de las dos Chinas


El conflicto de las dos Chinas




Aprovechando la visita a Taipéi he estado leyendo bastante sobre la historia de Taiwán (o República de China) y el conflicto que mantiene con China continental (o República Popular de China) desde hace más de 50 años.

Desde 1912 China se llamaba así misma “República de China”. Durante varias décadas existieron muchos conflictos entre los nacionalistas (que desde 1927 gobernaban en país) y los comunistas liderados por Mao Zedong. Estos conflictos degeneraron en una guerra civil entre 1946 y 1949 en la que salieron victoriosos los comunistas.

La guerra civil llevó al poder a Mao, líder del régimen comunista.

Mao en la plaza de Tian’anmen en Pekín

Mao en la plaza de Tian’anmen en Pekín

Los nacionalistas se replegaron en la isla de Taiwán, liderados por Chiang Kai Chek, que trasladaron la “República de China” a Taiwán y establecieron Taipéi como capital.

La capital constitucional de la República de China es Nanking, en el centro de China. Durante el período de la Guerra Sino-Japonesa, el gobierno central de la República de China trasladó su capital de Nanking a Chungking, en la provincia de Szechwan. Pero, en 1945, cuando terminó la guerra con el Japón, la capital fue retornada a su sede original de Nanking. Después de la usurpación de China Continental por parte de los comunistas chinos, en 1949, el gobierno central de la República de China se trasladó de Nanking a Taipei, Taiwan, donde continúa hasta hoy.  taiwantoday

Memorial a Chiang Kai Check en Taipéi

Memorial a Chiang Kai Check en Taipéi

Los comunistas por su lado fundaron la “República Popular de China” el 1 de Octubre de 1949 con capital en Pekín. Por lo tanto, desde ese año existen dos “Chinas” distintas, y en ambos países la gente se autodenomina “China”.

La ONU al principio reconoció una sola China unida (continente y la isla de Taiwán), con capital en Taipéi, para contrarrestar la influencia soviética comunista. Sin embargo, con el tiempo decidieron cambiar y acabaron por reconocer a Pekín como capital de toda China. Sin embargo, el conflicto sigue latente desde hace 50 años, con varios picos de tensión.

Estados Unidos por muchos años apoyó a Taipéi, ya que jamás se alienaría con un régimen comunista (y menos en tiempos de la guerra fría), así que subvencionaron económica y militarmente al gobierno Taiwanés y su sistema capitalista, que llevó a Taiwán a desarrollarse rápidamente tanto económica como tecnológicamente, dejando muy atrás a la República Popular, que durante muchos años vivió con el temor de que Taiwán algún día le atacaría para recuperar el continente.

Taiwán fue gobernada como dictadura por el partido KMT (Partido Nacionalista Chino) hasta 1991. Chiang Kai Chek dirigió el país hasta su muerte en 1975. Su hijo Chiang Ching-kuo tomó el mando y luego lo hizo Lee Teng-hui. En 1991 el KMT inició un proceso de democratización que culminaría en 2000 con las primeras verdaderas elecciones democráticas, en las que el KMT fue por primera vez derrotado, accediendo al poder el DPP (Partido Democrático Progresista) que mantuvo hasta 2008, cuando el KMT volvió a ganar las elecciones.

Durante los últimos años el KMT mejoró sus relaciones con Pekín y desde que volvió a acceder en 2008 al poder las relaciones con China continental han mejorado sensiblemente, con varios acuerdos económicos. En cambio, el DPP es más favorable hacia una Taiwán más independiente, aunque suavizó sus posiciones después de que, a raíz de sus intenciones de declarar Taiwán independiente en 2007, perdió las elecciones en favor del KMT por inmensa mayoría. Cuando estuvimos en Taipéi justamente era un fin de semana de elecciones municipales y la ciudad estaba llena de carteles del KMT y del DPP (y de otros partidos más pequeños). Nos chocó bastante la libertad democrática que reina en Taiwán, comparado con lo que ocurre en China continental.

En los últimos años la República Popular ha ganado mucho peso mundial tanto económico como político, por lo que una gran parte del pueblo Taiwanés ve favorablemente el hecho de estrechar lazos con el continente. Por otro lado, debido a este ascenso fulgurante de Pekín, Taiwán ha ido perdiendo muchos apoyos en el mundo, y muchos de los países que hasta hace unos años la reconocían como independiente han dejado de hacerlo. Actualmente, sólo pequeños países lo hacen.

Después de haber estado este año visitando tanto varias ciudades en la China continental como la semana pasada visitando Taipéi, las diferencias son notables entre ambas y no parece fácil una reunificación. Aunque debido a la apertura del régimen Popular y a su cada vez más influencia en todo el mundo, parece cada día más viable la unión con Taiwán. A fin de cuentas, son todos Chinos y se sienten como tal en ambos lados.

ridworld

subir imagenes

Síguenos en facebook y twitter

No hay comentarios: