31 de diciembre de 2013

¿Cuando y por que se implemento el euro?

¿Cuando y por que se implemento el euro?

LA UNIÓN ECONÓMICA Y MONETARIA, UNA ANTIGUA ASPIRACIÓN
El primer paso en la introducción de la nueva moneda se dio oficialmente el 1 de enero de 1999, cuando dejaron de existir como sistemas independientes las monedas de los once países de la Unión que se acogieron al plan de la moneda única, la denominada zona euro: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal y otros países fuera de la Unión Europea como Mónaco, San Marino y Ciudad del Vaticano que adoptaron la moneda a través de acuerdos que mantenían con países de la UE (con Francia en el caso de Mónaco y con Italia en el caso de San Marino y Ciudad del Vaticano)
La Comunidad Europea ha llevado a cabo, a lo largo de su historia, varios intentos de potenciar la cooperación económica entre sus miembros, siendo la Unión Económica y Monetaria (UEM), de hecho, una aspiración de la UE desde finales de la década de los años sesenta.

Primer período (1957-1969): inexistencia de una acción monetaria europea.

El Tratado de Roma tan sólo preveía disposiciones de poca importancia en materia de cooperación monetaria. Los 6 Estados fundadores de la Comunidad (Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo) participaban en el sistema monetario internacional de Bretton Woods, caracterizado por tipos de cambio fijos entre las monedas con una posibilidad de ajuste.

Segundo período (1969-1979): los primeros esfuerzos de integración.

Ante la inestabilidad monetaria general, se presentó el Plan Werner, y se ensayó el mecanismo de “la serpiente en el túnel”. Los resultados de este mecanismo fueron decepcionantes y se abandonó el Plan Werner.

Tercer período (a partir de 1979): reanudación con éxito del proceso de integración.

En 1979 se estableció el Sistema Monetario Europeo (SME). En 1988 empieza el desarrollo institucional de la UEM, con la creación, durante el Consejo Europeo de Hannover, de un comité de expertos, presidido por Jacques Delors, para el estudio de la UEM. Este comité presentó un informe en el que se preveía la creación de un Sistema Europeo de Bancos Centrales y una moneda única, a la vez que se contemplaba la transición a la UEM como un proceso compuesto por tres fases.

LAS FASES DE LA UNIÓN ECONÓMICA Y MONETARIA

Así pues, la política económica de la UE desarrolla el diseño de la Unión Económica y Monetaria (UEM), a través de una política monetaria común y de la coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros.

El marco jurídico de la Unión Económica y Monetaria es el Tratado de Maastricht (1992), texto fundador por lo que se refiere a la moneda única y que prevé la creación de una Unión Económica y Monetaria (UEM), estableciendo un calendario básico de sus principales etapas y fijando los criterios de convergencia para los Estados miembros que deseen participar en la UEM.

A partir de dicha base, el Consejo de Madrid (1995) decidió que la nueva moneda recibiría el nombre de euro y fijó definitivamente las fechas del periodo transitorio (del 1 de enero de 1999 al 31 de diciembre de 2001) y el periodo final (del 1 de enero de 2002 al 1 de julio de 2002).

El Consejo Europeo de Bruselas (1998) fijó los Estados miembros participantes (Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, España, Portugal, Irlanda, Finlandia y Austria). Posteriormente el Consejo de Lisboa (2000) añadió a Grecia como país participante.

La Primera Fase de la UEM se inició el 1 de julio de 1990 y finalizó el 31 de diciembre de 1993. En ella los Estados miembros debían comunicar sus respectivos programas de ajuste a medio plazo de las principales variables macroeconómicas (inflación, déficit presupuestario, deuda pública y balanza exterior). En materia monetaria debía garantizarse la libre circulación de capitales y reforzar la coordinación de las políticas monetarias y el mantenimiento de las paridades fijas establecidas en el seno del SME.

La Segunda Fase se inicia el 1 de enero de 1994. Se crea el Instituto Monetario Europeo (IME), cuyo objetivo principal es realizar los trabajos preparatorios para el establecimiento del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC). Por otro lado, el paso a la tercera fase se supedita al cumplimiento de los cuatro criterios de convergencia definidos en el Tratado, que son los siguientes:

Finanzas públicas: un déficit anual no superior al 3% del PIB y una relación deuda/PIB no superior al 60%.

La tasa de inflación no debe superar en más de 1,5% la tasa media registrada en los 3 Estados con menos inflación.

Durante los dos años anteriores a la tercera fase, el tipo de cambio debe permanecer dentro de los márgenes de fluctuación normales establecidos por el SME.

Durante los dos años anteriores, los tipos de interés a largo plazo no podrán exceder en más de dos puntos la media de los 3 países que tengan la tasa de inflación más baja.

La Tercera Fase, el Periodo Transitorio, que comienza en mayo de 1998, constituye verdaderamente la fecha histórica del inicio de la Unión Económica y Monetaria. Está destinado a preparar la fase final, que debería ser muy corta, en la que se adoptará la moneda única y las monedas nacionales dejarán de existir.

EL CALENDARIO DEL EURO

La FASE A comienza en mayo de 1998 y comprende 3 hechos fundamentales: En primer lugar, la elección de los 11 Estados miembros participantes (a los que posteriormente se les unirá Grecia); en segundo lugar, la creación del Banco Central Europeo (BCE) y la puesta en marcha del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC); por último, las empresas aceleran las medidas preparatorias y los bancos e instituciones financieras finalizan los preparativos de transición.

La FASE B va desde el 1 de enero de 1999 hasta el 31 de diciembre de 2001. Se inicia la producción de billetes y monedas de euro y se establecen, de manera irrevocable, las paridades de las monedas participantes. Las monedas nacionales continúan existiendo, pero los agentes económicos pueden operar ya en euros, si así lo deciden.

FASE C, del 1 de enero de 2002 hasta el 28 de febrero de 2002. El 1 de enero de 2002, los billetes y monedas en euros comenzarán a circular de forma paralela a los billetes y monedas nacionales. Finalmente, el 28 de febrero de 2002 se retirarán los billetes y monedas nacionales y sólo tendrán curso legal los billetes y monedas en euros.

EL EURO

El nombre de euro para la moneda única se decidió en diciembre de 1995, en la reunión del Consejo Europeo celebrada en Madrid. Los diseños definitivos del euro se hicieron públicos en diciembre de 1996 en el Consejo Europeo de Dublín, estableciendo que todos los billetes irían provistos de dispositivos avanzados de seguridad.

Hay 7 billetes de euros. En diferentes colores y tamaños, se emiten en 500, 200, 100, 50, 20, 10 y 5 euros. Los diseños simbolizan el patrimonio arquitectónico europeo.

Hay 8 monedas de euros emitidas en 2 y 1 euros y 50, 20, 10, 5, 2 y 1 céntimo de euro. Todas las monedas de euro tendrán una cara europea común con un mapa de la Unión Europea. En el reverso, cada Estado miembro acuñará las monedas con sus propios motivos. Las monedas podrán utilizarse en cualquiera de los 12 Estados, independientemente del motivo que lleven.

El signo gráfico del euro es una E con 2 líneas paralelas horizontales claramente marcadas que la atraviesan. Está inspirado en la letra griega épsilon, como referencia a la cuna de la civilización europea y a la inicial de la palabra Europa. La abreviatura oficial del euro es EUR.

LAS ACTIVIDADES PARA FACILITAR LA INTRODUCCIÓN DEL EURO

La Comisión Europea y los Estados miembros han puesto en marcha numerosas campañas de información y sensibilización para familiarizar a ciudadanos, Administraciones y empresas (fundamentalmente Pymes) con la nueva moneda.

Así, la campaña de comunicación “El euro, una moneda para Europa”, se encuentra integrada en el programa PRINCE (Programa de Información al Ciudadano Europeo) de la UE y ha apoyado proyectos de información acerca de la introducción del euro dirigidas a grupos concretos de población (jóvenes, personas con discapacidad, ancianos, etc.) así como al público en general.

El Programa PRINCE completa y refuerza las medidas de la política permanente de información de la Comisión. Con él se pretenden movilizar los medios de comunicación en torno a temas prioritarios durante las fases cruciales de la evolución de la UE. Estas campañas se basan en el principio de cooperación interinstitucional; por ello en ellas participan los Estados miembros y la sociedad civil, con el fin de garantizar el acercamiento al ciudadano. Una vez terminadas las campañas prioritarias, los instrumentos creados para llevarlas a la práctica se integran en el dispositivo de información permanente.

La acción de la Comisión acerca de la información sobre el euro se articuló en torno a:

  • El suministro de la información, de material básico y de apoyo técnico a los medios de comunicación y destinatarios especializados;
  • La coordinación a escala comunitaria de las acciones informativas sobre el euro;
  • El fomento y la participación en iniciativas internacionales así como en acciones informativas y de comunicación sobre el euro destinadas a terceros países.




LA ADAPTACIÓN AL EURO EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha diversas actuaciones para facilitar y preparar la introducción del euro. Para ello se creó, el 6 de noviembre de 1997 una Comisión de Coordinación para la Introducción del Euro, mediante Decreto 1252/1997 de 6 de noviembre, y una serie de Comisiones Departamentales en cada Consejería, con la misma finalidad y con la labor además de elaborar planes de adaptación al euro de las diferentes Consejerías.

Destaca, por otra parte, la elaboración del Plan de Comunicación del Euro en la Comunidad de Madrid, que comprende tres ejes: uno dirigido a los consumidores y al sector empresarial; un segundo realizado en colaboración con el Banco de España y por último otro en colaboración con el Ministerio de Economía. Este Plan se dirige fundamentalmente al resto de Administraciones públicas, Asociaciones de consumidores y demás instituciones.

Se ha creado un Observatorio del Euro de la Comunidad de Madrid, encargado de velar por la lealtad de las transacciones, la transparencia de las prácticas de los profesionales y del seguimiento de la introducción del euro, así como de facilitar el euro-logo, distintivo común en todos los países de la Unión Económica y Monetaria, a través del cual el consumidor conoce las empresas que asumen una serie de compromisos en torno al euro y que se recogen en el Código de Buenas Prácticas para una mejor adaptación a la implantación del Euro. Igualmente se han creado Euro Observatorios locales por parte de los Ayuntamientos de la Región, en colaboración con organizaciones locales de comerciantes y consumidores, coordinados mediante Convenios entre los Ayuntamientos y la Consejería de Economía y Empleo.

Otra de las iniciativas es la elaboración de un Manual para la preparación de las Empresas, que incluye de forma detallada los pasos a seguir por éstas para adaptar su organización y sistemas a la nueva moneda (sistemas informáticos, aspectos fiscales y contables, etc.).

El Eurobus de la Comunidad de Madrid, además, es un micro-bus especialmente diseñado para la Campaña de Comunicación Euro de la Comunidad De Madrid, con motivos alusivos a la moneda única europea que quiere funcionar como punto de referencia y elemento de atracción para que los ciudadanos acudan a él a demandar información sobre el euro. El Eurobus recorre los distintos municipios de la Comunidad.

Por su parte, la Dirección General de Administración Local de Madrid, ha desarrollado diversas acciones formativas en relación con la implantación del euro, entre las que destacan una serie de Jornadas informativas dirigidas a las entidades locales y, por otro lado, se han realizado diversos cursos dirigidos a personal y cargos electivos de las corporaciones locales.

No hay comentarios: