1 de noviembre de 2013

Estrecho de Magallanes

Estrecho de Magallanes

Historia
Organización de la expedición
Fernando de Magallanes


Fernando de Magallanes
Fernando de Magallanes


Entre los siglos XVI y XVIII, las tierras australes fueron escenario de un continuo ir y venir de expediciones europeas que procuraban descubrir nuevas rutas y territorios para facilitar las vías de intercambio existentes y ampliar la hegemonía de los reinados a los que representaban. Uno de los pioneros de estos viajes fue el portugués Fernando de Magallanes, quien zarpó de España en 1519 motivado por el mito de la "Terra Australis Incógnita".

La misión que le encomendara el entonces Rey de España, Carlos V - a quien Magallanes ofreció sus servicios tras una fuerte pelea con el monarca portugués - consistía en descubrir un paso marítimo para alcanzar las islas Malucas, ubicadas en el Pacífico Sur. Para ese entonces España y Portugal se disputaban la posesión de esas tierras, ricas en especias.

Magallanes había llegado a Sevilla, España, en 1517. En esta ciudad existía una gran oficina llamada Casa de Contratación, a la que los monarcas españoles habían confiado la dirección de los negocios relacionados con los nuevos descubrimientos. El extranjero desconocido para España no poseía ni brillantes antecedentes de descubridor ni esas valiosas recomendaciones que habrían podido servirle a falta de otros títulos a los oficiales de la contratación, más bien fue confundido con un vulgar aventurero, rechazando decisivamente sus proposiciones. Sin embargo Juan de Aranda uno de aquellos oficiales españoles a quien Magallanes expuso detalladamente sus planes, se apasionó por la empresa y se ofreció a hacer valer sus relaciones en la corte para llevarla a cabo.

Carlos V
Carlos V



Las circunstancias eran propicias para llevar a cabo la empresa, en septiembre de 1517 el príncipe Carlos de Austria había llegado a España para tomar las riendas del gobierno. Este monarca era joven, ambicioso, inteligente y se entusiasmaba rápidamente con las grandes empresas. El proyecto le sería de enorme interés pues el portugués le ofrecería la posesión de los ricos archipiélagos que producen la especiería, codiciado por todos en aquella época.

Magallanes consiguió ser presentado en la corte a mediados de marzo de 1518 llevando consigo un globo en el que se dibujaban las tierras conocidas, con él demostraba que siguiendo el camino inverso al que llevaban los portugueses rumbo a la India, era más rápido llegar a las islas de la especiería. Baleiro, su acompañante, en calidad de cosmógrafo, señalaba, con el compás en la mano, que aquellas islas estaban situadas dentro del hemisferio occidental, o sea, que se hallaban comprendidas en la mitad del globo, cuya conquista y cuya posesión correspondía al rey de España, en virtud del tratado de Tordesillas.

Este fundamente de Magallanes, nacía de una observación geográfica que había hecho en sus viajes. Los reconocimientos hechos en las costas americanas hasta la embocadura del Río de la Plata, justificaban esta suposición.

El monarca español oyó con agrado las proposiciones de los portugueses y acometió la empresa con ánimo resuelto. El 22 de marzo de 1518 firmó las capitulaciones, bajo las cuales debía llevarse a cabo la expedición.

Por ellas se comprometía a armar una escuadrilla de cinco naves con 265 hombres de tripulación, y con víveres abundantes para dos años, y daba el mando de ellas a Magallanes y a Faleiro con el título, por adelantado, de gobernadores de las tierras que descubriesen y con una parte de sus productos, y les asignaba un sueldo para sus gastos personales.

Más tarde, amplió todavía en Zaragoza algunas de estas concesiones. La expedición debía partir en pocos meses más.  La flota se conocería comola "Armada de las Molucas" o "Marina de las Molucas".

Aún contando con el apoyo del monarca, la empresa tuvo sus dificultades, la calidad de extranjero que pesaba sobre Magallanes parecía levantar una pirámide cada vez más infranqueable, los oficiales de la Casa de Contratación opusieron dilaciones en los aprestos de la escuadra, el embajador de Portugal entabló reclamaciones contra la empresa aludiendo que la misma podía arrojar perjuicios a su soberano, Ruy Faleiro, hombre inteligente, pero de carácter desconfiado y rencilloso, había llegado a ser un estorbo en los aprestos del viaje.

La decidida voluntad del rey y la energía inquebrantable de Magallanes vencieron todos los obstáculos cada uno se ocupó de su parte en el desarrollo de la empresa, mientras que Faleiro por orden del rey quedaría en España organizando una segunda expedición que seguiría la ruta de Magallanes. Dieciocho meses después de iniciar los preparativos, la expedición estaba lista para partir.

Composición de la flota


  • La Trinidad - Bajo el mando de Fernando de Magallanes
  • El San Antonio - Bajo el mando de Juan de Cartagena
  • La Concepción - Bajo el mando de Gaspar de Quezada (Juan Sebastián Elcano sirvió como contramaestre)
  • La Victoria - Bajo el mando de Luis de Mendoza
  • La Santiago de La - Bajo el mando de Juan Rodríguez Serrano

Expedición

Río de la Plata
Río de la Plata


La cuadrilla expedicionaria zarpó del puerto de San Lúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519 siguiendo una ruta distinta a la establecida en España, por temor a que los portugueses la conociesen y lo atajaran en el camino. Arribó al Río de la Plata el 10 de enero de 1520, desde este lugar comenzó Magallanes la exploración de la costa. El 31 marzo el navegante mandó echar anclas en un puerto muy seguro que denominó de San Julián, resuelto a esperar allí un tiempo apacible para continuar su navegación. En este lugar parte de la tripulación se confabuló para obligar a Magallanes a navegar hacia el levante y por el cabo de Buena Esperanza alcanzar, las Molucas, pues los alimentos comenzaban a ser escasos y si invernaban, consumirían todo sin adelantar en el viaje. Los sublevados se posesionaron de tres naves para atacar a la de Magallanes, pero éste logró sofocar la rebelión.

Allí permanecieron cerca de 5 meses, el 24 de agosto, cuando el tiempo pareció mejorar, se hicieron nuevamente a la vela, con los cuatro buques que le quedaban pues habían perdido ya la más pequeña de las naves que en el mes de mayo se había adelantado para reconocer la costa y había quedado atrapada en una tempestad cerca de la desembocadura del río Santa Cruz donde quedó destrozada.

Descubrimiento

Estrecho de Magallanes
Estrecho de Magallanes


El 21 de octubre de 1520, cuando la escuadrilla se hallaba a cinco leguas de la costa y a la latitud de poco más de 52°, se divisó un risco detrás del cual el mar formaba una especie de golfo. Magallanes dispuso entonces la que dos de las naves emprendiera la exploración minuciosa del lugar. Tres días después toda duda había desaparecido, los exploradores habían descubierto que el canal se prolongaba hacia el occidente, estrechándose en unas partes, y ensanchándose en otras; Una de las naves se adelantó hasta cerca de 50 lenguas sin descubrir la salida al otro mar, observando, además, la corriente de las aguas, rebelaban que la entrada era la boca de un largo y sinuoso estrecho. Magallanes reunió a los capitanes de las embarcaciones y les comunicó que la escuadra penetraría en el estrecho a la mañana siguiente.

Así, el 1 de noviembre de 1520, después de un año de ardua travesía, Magallanes y las carabelas españolas bajo su mando atravesaron el ansiado paso interoceánico, al que entonces se denominó "Estrecho de Todos los Santos", por corresponder al día de esa festividad en el calendario católico, pero que posteriormente fue rebautizado por el Rey de España como Estrecho de Magallanes, en honor a su descubridor.

Cabo de Hornos
Cabo de Hornos



En el recorrido que Magallanes y sus hombres hacen por el estrecho marítimo recién descubierto, van conociendo y dando nombre a diferentes lugares: Tierra del Fuego, por presentar fogatas en la orilla marina; Patagonia, por mostrar huellas de hombres con enormes pies sobre la nieve; y Mar Pacífico, por la calma que presentan las aguas australes del Mar del Sur cuando la expedición de reconocimiento del estrecho concluye. En el avance por el estrecho entraron en una espaciosa ensenada, la Bahía de San Bartolomé, en la que se levantaban varias islas. Desde allí la costa cambiaba violentamente de dirección, dirigiéndose en línea recta hacia el sur. Quince leguas más adelante, el estrecho se dividía en 2 canales por la interposición de las montañas, allí se dividió la expedición con el propósito de explorar toda la zona y posteriormente reunirse en el punto en que se abrían los dos canales.

Tierra del Fuego
Tierra del Fuego



La exploración de las tierras no era significativa para el navegante, por lo que navegó por el angosto canal que se abría en dirección al noreste, con las tres embarcaciones que le quedaban, pues una se había regresado a España sin que él supiera el rumbo que había tomado, el 21 de noviembre se hallaba ya a pocas leguas de la boca occidental del estrecho allí consultó nuevamente a sus capitanes por una cuestión de formalidad pues hizo caso omiso de las opiniones de estos, levantando anclas a la mañana siguiente, días después se divisó el cabo en el que terminaba el estrecho, punta que fue denominada Cabo Deseado, el 27 de noviembre de 1520, Magallanes y su tripulación entraban al océano.

Magallanes murió poco tiempo después en una batalla contra los nativos al intentar colonizar una isla de filipinas por lo que la expedición finalizó bajo el mando de Juan Sebastián Elcano, quien llevó a España las noticias del descubrimiento. Carlos V obsequió a Elcano con un escudo que tenía por la inscripción: “Primus Circundedisti” (al primero que navegó). 

Mas

No hay comentarios: