25 de octubre de 2013

La batalla de Azincourt (o Agincourt)


La batalla de Azincourt (o Agincourt)

Batalla de  Azincourt o Agincourt. Librada el 25 de octubre de 1415, Azincourt, Francia. Entre el rey Enrique V de Inglaterra con un pequeño ejército, y el rey Carlos VI de Francia este último con mayor cantidad de fuerzas. Hecho el cual fue un hito clave de largo conflicto, el cual dio inicio a una nueva fase del mismo, en que los ingleses se apoderaron de media Francia.

http://www.ecured.cu/images/8/8e/Batalla_de_Agincourt.jpeg
http://www.ecured.cu/images/8/8e/Batalla_de_Agincourt.jpeg

Origen


La Guerra de los Cien Años, fue el último gran conflicto feudal de la Edad Media. Los condes de Anjou, ahora casa reinante francesa, poseían amplísimos y muy productivos territorios en el oeste y sudoeste de Francia, que por la Batalla de Hastings (1066) pasaron a depender del trono inglés. El control de los ingentes recursos económicos de esas regiones desencadenaría la Guerra de los Cien Años y, conduciría al enfrentamiento crucial en Agincourt.

En 1204 Francia invadió Normandía y despojó a Inglaterra de una de sus provincias más importantes. Bajo Eduardo I estallaron algunas hostilidades entre ambos países, que duraron de 1294 a 1298. Entre 1324 y 1325, se desató un nuevo conflicto con Francia que se conoce como Guerra de San Sardos.

En 1329, el rey inglés Eduardo III respondió reclamando la corona de Francia en medio de lo que amenazaba con convertirse de guerra feudal a conflicto dinástico. Felipe VI consiguió adueñarse de Gascuña en 1337, dando origen oficialmente a la Guerra de los Cien Años.

En 1346 los franceses atacaron a Eduardo III en Crecy y en 1356 a su hijo (el Príncipe Negro) en Poitiers, pero en ambas oportunidades fueron derrotados por las fuerzas inglesas. En ese mismo año, los ingleses capturaron al rey francés y a sus nobles, lo que les permitió obtener grandes ventajas en las negociaciones, que determinaron el Tratado de Brétigny (1360), desastroso para Francia.

Finalmente un nuevo rey, fuerte, ambicioso y completamente decidido a obtener lo que, según la teoría inglesa, le pertenecía, hizo su aparición en este lúgubre escenario. Llamado Enrique V de Inglaterra y se juramentó a llevar la guerra, por última y definitiva vez, al corazón del territorio enemigo. De este modo, siguiendo sus órdenes, se planeó y ejecutó la operación que concluiría en la batalla de Agincourt.

Desarrollo de la batalla


Uno de los acontecimientos principales en esta batalla fue que en ella se define claramente, la obsolescencia de la caballería. Tras los acontecimientos del rey francés incapacitado, las fuerzas francesas fueron comandadas por el condestable Carlos Albret y muchos nobles del partido de Armagnac.

Las fuerzas de Enrique V habían desembarcado en Francia el 13 de agosto de 1415, al norte en el puerto de Harfleur, el cual se había entregado recientemente el 22 de septiembre de ese año.

El 8 de octubre el ejército inglés se retiró del lugar. Había sufrido muchas bajas y necesitaba reponerse y descansar para lo cual Enrique V había dispuesto llegar a Calais en mano de los Ingleses. Pero, durante la estancia en el puerto, Carlos Albert había logrado reunir un numeroso ejército feudal que se desplegó entre Harfleur y Calais, observando las maniobras Inglesas, a lo largo del Rio Somme, obligándolos poco a poco, a enfrentárseles antes de llegar a Calais. Así, Enrique V se vió fente a una batalla que quería evitar dado la inferioridad de condiciones que presentaba su cansado y disminuido ejército.

Sin embargo ambos ejércitos se enfrentaron finalmente el 25 de octubre de 1515 en los bosques de Agincour. En la noche del 24 de octubre, bajo una intensa lluvia, el ejercito Inglés no tuvo mayor resguardo. En la madrugada del 25. Enrique dispuso a su ejército de aproximadamente 1000 hombres de armas, 5000 arqueros y unos pocos miles a pié.

Sin tener en cuenta las lecciones desfavorables de los acontecimientos en la Batalla de Crecy, y que se enfrentaría a un ejército Francés más numeroso, el cual contaba con unos 12.000 hombres, con una gallarda caballería compuesta por grandes nobles, otra fuerza de hombres a pié y ballesteros, colocados en la retaguardia. Una fuerza numerosa pero desventajosa ya que esta caballería y sus heroicos y aguerridos caballeros feudales, no contaban con orden militar alguno.

Debido a esto los Franceses no pudieron movilizar ni posicionar adecuadamente su artillería ni utilizar una caballería más pesada. Luego de observarse varias horas, son los Ingleses los que deciden iniciar las acciones avanzando y posicionando a sus arqueros protegidos por las picas, los cuales llenaron el cielo con sus precisas flechas disparadas con sus longbows.

La caballería Francesa se sintió aguijoneada y cargó desordenadamente lo que la obligó a retroceder. Los hombres con sus pesadas armaduras se vieron aprisionados por el lodo, pero, aún así, llegaron hasta las lineas Inglesas donde el propio Enrique V cayó y estuvo a punto de ser herido o capturado.

Pero los arqueros, preparados con hachas, espadas y lanzas atacaron a los Franceses quienes por sus pesadas armaduras, no pudieron enfrentares a la agilidad de los livianos arqueros quienes salvaron a la débil linea inglesa y a su rey. El segundo ataque Francés sufrió el mismo revés, cayendo prisioneros y muertos o heridos muchos de sus lideres.

La tercera y última carga Francesa, viendo la cantidad de Franceses muertos y heridos, vio como gran parte de sus hombres huía del campo de batalla. El único acierto Francés fue el ataque al equipaje del rey Inglés, comandado por Juan le Maingre.

El rey inglés, creyendo que atacaban a su retaguardia, ordenó la matanza de los prisioneros Franceses. Esta terrible carnicería fue llevada a cabo por los soldados comunes y no por los oficiales nobles que se negaron a hacerlo. Al día siguiente, Enrique V recorrió el campo y dio órdenes de matar a los heridos, supuestamente por falta de logística para atenderlos.

Consecuencias y resultados


Las pérdidas inglesas fueron de 13 caballeros, incluido el Eduardo, Duque de York y 100 hombres de infantería. Los franceses por su lado, perdieron 5000 hombres de origen noble y 1000 más que fueron tomados como prisioneros. Dentro de los muertos, se contaba al mismo conde Carlos Albret.

Luego de esta victoria, los ingleses se apoderaron de la Normandía mientras los franceses se batían en una guerra civil, 3 a 4 años después de Agincourt. Estos hechos y otros, acaecidos en esas fechas, permitieron a la corona inglesa acceder al trono francés y redefinir límites y tratados.

Fuentes


  • Bennett, Matthew: Agincourt 1415, Osprey´s, Reed, Londres, 1991. Ed. Cast.: Del Prado, Madrid, 1995.
  • Dunan, Marcel; Mosca, Roberto; et. al (dir): Historia Universal, Tº II, Noguer, Rizzolli, Larousse. Ed. Cast.: ANESA, Barcelona, 1974.
  • Townson, Duncan: Breve historia de Inglaterra, Alianza, Madrid, 2004.


En Español 

No hay comentarios: