6 de noviembre de 2011

“Nadine sí puede opacar a Humala”


Keiko: “Nadine sí puede opacar a Humala”

La excandidata hace un análisis del Gobierno. Dice que no se puede tener de vicepresidente “a un mitómano”, en referencia a Chehade.


Por Patricia Kadena
pkadena@peru21.com

Keiko Fujimori cuestiona los silencios de su excontendor Ollanta Humala Tasso. Afirma que la posición del Gobierno la debe dar el presidente de la República y no la primera dama, pues los peruanos lo eligieron a él y no a Nadine Heredia.

¿Coincide usted con los políticos que señalan que en estos 100 días el Gobierno ha marchado bien en lo económico, pero mal en lo político?
Creo que hay cosas positivas que resaltar, como la aprobación del gravamen minero, que no solamente va a permitir recaudar más fondos para el Estado sino permite también darles mayor competitividad a las mineras, porque este nuevo impuesto se recauda en base a la utilidad y no a la producción. Importante también es la aprobación de la Consulta Previa, pero estamos todavía a la expectativa de cómo viene el reglamento.

El señor Kuczynski ha dicho que la Consulta Previa podría ser un obstáculo para las inversiones mineras.
Como siempre, el diablo está en los detalles, y ahí está la gran responsabilidad del Ejecutivo al momento de hacer el reglamento. En tercer lugar, es importante la presencia del primer ministro, la ratificación de Julio Velarde y el trabajo que está haciendo el ministro de Economía. Sin embargo, cuando escuchamos mensajes como el que el presidente Humala dio en Asunción, genera un gran temor, porque lo que resalta es el rol del Estado. (...) Es un discurso que va en total contradicción con la hoja de ruta; coincide, más bien, con su programa La gran transformación. Entonces, lo que los peruanos estamos esperando saber es cuál es el rumbo.

¿Y la presencia de Lerner, Castilla y Velarde no eliminan esas dudas?
Las dudas todavía están, la desconfianza todavía se siente en el ambiente. Y aquí creo que el presidente tiene una gran oportunidad de poder generar más confianza si es que hablara más, y ese es el otro problema que yo veo en su gobierno. Esa falta de comunicación genera estos vacíos y desconfianzas.

Pero su padre era más o menos igual, hablaba poco. Decían obras, no palabras.
Pero en este caso no vemos muchas obras, no vemos reformas en el sistema educativo ni en el sistema de salud.

Hay quienes dicen que el gobierno del presidente Humala se está pareciendo cada vez más al de su padre.
No, yo creo que son muy distantes; empezando porque el presidente Humala es un exmilitar, y vemos que las personas más cercanas a él son militares. Siento que está militarizando el Estado. La presencia de Adrián Villafuerte, del ministro Óscar Valdés, que me parece una persona con muy buenas intenciones, pero ha llenado de militares el Ministerio del Interior.

El régimen de Alberto Fujimori estuvo mucho más militarizado.
Se convocó a militares, sobre todo para la lucha contra el terrorismo y contra el narcotráfico. Recordemos que el terrorismo era un gran problema y por eso se tenía que tener a militares cercanos al Gobierno, justamente, para combatir estos flagelos. Hoy no se necesitan. Entonces, ¿cómo entender que la guardia de seguridad no sea de la Policía. Ha convocado a reservistas, y eso es una falta de respeto a la Policía Nacional.

Estábamos en el balance de los cien días.
Yo creo que en estos cien días se ha podido hacer más. Sabemos que el Estado tiene muchos recursos, un gran presupuesto, y uno de los problemas, no de ahora, sino que viene desde el presidente García, es la falta de ejecución de obras y proyectos. Entiendo que ha habido un cambio de gobierno, sin embargo, no veo una preocupación por tratar de tener mayor eficiencia en la ejecución de proyectos y en la entrega de servicios por parte del Estado.

Si usted hubiera llegado a la Presidencia, ¿qué hubiera hecho en estos cien días?
Es difícil ponerme en los zapatos de él, sin embargo, creo que es importante analizar, por ejemplo, cuánto demora desde que un proyecto se quiere realizar hasta que se inaugura, y en ese trayecto lo que hay que hacer es eliminar los cuellos de botella. Sabemos que el SNIP demora entre seis a ocho meses, entonces, hay que convocar a más técnicos que aprueben los proyectos.

Cuando usted le pide al presidente que hable más, supongo que espera que hable del caso Chehade*.*
¡Sobre todo en el caso de su vicepresidente! A mí me llama la atención que después de todas las mentiras que ha dicho el señor Chehade, él todavía no dé un paso al costado o que el presidente no le haya pedido la renuncia. Al quinto día ya había quedado claro que había mentido, y en varias oportunidades. Un mitómano no puede estar en la vicepresidencia.

Sobre este caso, quien habló más fuerte fue Nadine Heredia.*
Yo creo que ha sido importante, ha sido una posición clara. Sin embargo, la posición del Gobierno la debe dar el presidente de la República. Yo entiendo la confianza que hay en la pareja presidencial, pero a veces pienso que esta sobreexposición de la señora Nadine puede opacar el liderazgo del señor Humala.

¿Y cuál es el problema de que ello ocurra?
Lo que pasa es que no son solamente los mensajes de la primera dama o su presencia, sino que es también el silencio del presidente, que hace que se genere una falta de liderazgo.

Quiere decir que el elegido fue el presidente Ollanta Humala y no su esposa.
Efectivamente, los peruanos han elegido al señor Humala y no a la primera dama.

Las leyes no permiten que el cónyuge de un gobernante postule a la Presidencia. ¿Está de acuerdo con eso?
Bueno, por algo está en la ley. Digamos que se podrían generar las dudas de que se utilice el aparato estatal para apoyar a un familiar del presidente, por eso me imagino que está establecido en la ley. Sin embargo, ella es joven, si no puede postular en esta elección, imagino que lo hará en la próxima elección.

¿Usted está de acuerdo con esa prohibición?
Creo que las restricciones las da el pueblo peruano con su voto, no las debería dar la ley.

Todos los candidatos presidenciales dijeron que habían hecho una revisión escrupulosa de sus candidatos, pero ahora tenemosdecenas de congresistas cuestionados, varios de ellos de su bancada. ¿Qué pasó?
A ver, yo voy a responder por mi grupo político. Lo del señor Valqui fue un grave error. Se hizo la investigación, se pidió certificados policiales y judiciales; el problema es que esta persona había cumplido ya su sentencia, por lo tanto, estaba rehabilitado, y él no mencionó que había sido sentenciado por proxenetismo. Frente a esta gran falta ética, la bancada decidió separarlo. Por el resto de congresistas, yo puedo responder con bastante tranquilidad que muchos de ellos tienen acusaciones mediáticas, varios casos ya han sido aclarados.

¿Es capaz de poner las manos al fuego por sus congresistas cuestionados?
Yo no pongo las manos al fuego por nadie. Sin embargo, creo que no se les puede poner a todos en un mismo saco a todos. No creo que se pueda comparar a los congresistas de mi bancada con los casos de la congresista Celia Anicama (‘Robacable’) ni al ‘Comeoro’, son casos absolutamente diferentes y hay que analizarlos de manera individual.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos está recomendando un nuevo juicio por las ejecuciones extrajudiciales en el operativo Chavín de Huántar.
Yo creo que el Gobierno peruano no debe dudar en defender a los comandos de Chavín de Huántar. Las cosas tienen que estar muy claras, pero no lo están.

¿No le cree al ministro de Justicia cuando dice que el Perú no se ha allanado a nada?
Ha habido una prórroga. ¿Para qué se tenía que pedir una prórroga? Yo creo que la orden ha debido ser clara y directa. ¡Se defiende a morir a los comandos Chavín de Huántar! El Estado peruano no puede permitir que, por orden de la CIDH, se les vuelva a acusar. Son héroes, y se les debe defender con claridad y con firmeza. Y el presidente Ollanta Humala, como militar, tiene la obligación moral de defenderlos.

¿Cómo evalúa usted el manejo de la Cancillería por parte del señor Roncagliolo?
Creo que falta comunicación dentro del gabinete. La declaración del canciller de que Estados Unidos no es nuestra primera prioridad cuando el primer ministro se encontraba en Washington me pareció una metida de pata.

¿Y cómo tomó lo del retiro de 17 embajadores?
La bancada votó en contra de la propuesta del Gobierno, sobre todo por el momento en que lo estaban haciendo. Mandar al retiro a varios embajadores, entre ellos al embajador García Belaunde, significaba desmoralizar a una de las personas que está trabajando también en el tema de La Haya. Nosotros creíamos que no era el mejor momento. Por otro lado, se estaba castigando a los mejores, a quienes habían tenido un mayor mérito y esfuerzo.

Este caso se relacionó mucho con el cese de 117 diplomáticos durante el gobierno de su padre. ¿Usted estuvo de acuerdo con esa decisión?
En el año 1992 yo tenía 17 años, no seguía muy de cerca la política, pero sé que las razones han sido diferentes.

¿Y qué piensa ahora? En aquella época se dijo que a los diplomáticos solo les interesaban los cocteles.
Creo que fue un error. Se priorizaba un ahorro de los presupuestos, sin embargo hoy nuestro país tiene muchos más recursos, y lo que debemos hacer es fortalecer nuestras instituciones, entre ellas la Cancillería.

Su tío Santiago Fujimori, dijo que estaban tramitando un certificado médico ante el INEN para sustentar un posterior pedido de indulto. ¿Eso está en proceso?
No. Él ha señalado que se empezaría a pedir un certificado, eso no es cierto. La familia no ha tomado la decisión de empezar la documentación para solicitar un indulto, en primer lugar, porque mi padre no lo desea. Tanto mi padre como la defensa van a dedicar el tiempo y el esfuerzo de lograr su libertad a través de la vía judicial.

Su padre no desea el indulto, ¿usted quisiera el indulto?
Yo respaldo la posición de mi padre y apoyaré la intención que él tiene de conseguir su libertad a través de la vía judicial.

Pero no ha descartado esa posibilidad.
Frente a la posibilidad de que mi padre muera en la cárcel, por supuesto que no la descarto.

¿Aun en contra de la voluntad de su padre?
En ese caso, yo le pediría el indulto.

No hay comentarios: